farmaco contaminado, industria farmacéutica, industria farmacológica, laboratorio multinacional, mafia farmaceutica, malas prácticas, malas prácticas médicas, medicina tradicional, sistema de salud convencional, venenos

Medicamento contaminado causa parálisis a más de 200 pacientes en China

“Una compañía farmacéutica estatal de la República Popular China que exporta a docenas de países, incluido USA, fue (2009) el centro de un escándalo tras la venta de un conocido medicamento para el tratamiento de la leucemia, Metotrexato, que ha desencadenado parálisis a más de 200 pacientes chinos con esta enfermedad.

Las autoridades chinas han acusado al fabricante del medicamento contaminado de encubrimiento, cerrando la planta de producción que los ha fabricado. En diciembre de 2008 la Administración de Fármacos y Alimentos Estatal China comunicó que la policía de Shanghai ha abierto una investigación y que dos responsables, entre ellos el director de la planta de fabricación, se hallan detenidos.

El fabricante del medicamento contaminado es la suministradora de Mifepristona al mercado estadounidense. La Mifepristona es más conocida por su denominación preclínica (RU486*), y denominada popularmente como “píldora abortiva”.

*: RU486, significa que fue sintetizada por el laboratorio francés Roussell Uclaf, y que fue el compuesto 46.486 que se sintetizó.

La cuestión se complica en USA porque este fabricante de Shanghai (Shanghai Hualian) es el único suministrador de Mifepristona en USA. En principio se ha negado que el problema con el medicamento antileucémico (Metotrexato) esté ligado con la planta donde se fabrica Mifepristona. Pero nadie puede afirmarlo de manera indubitada. Zhou Qun, responsable en Shanghai de la seguridad de los medicamentos chinos, afirma que la planta donde se fabrica Mifepristona ha sido inspeccionada tres veces en los últimos meses; y además está físicamente separada de la planta donde se ha fabricado el fármaco antileucémico contaminado.

Las investigaciones sobre medicamentos anticancerosos contaminados fabricados en China surgen cuando el país estaba tratando de restaurar la confianza en su Agencia Reguladora de Medicamentos. El prestigio de China como fabricante de medicamentos cayó cuando un número relativamente elevado de personas fallecieron en todo el mundo por ingerir fármacos contaminados fabricados en China. Esta situación se trató de solventar con el juicio y ejecución del máximo responsable de la autorización de medicamentos.

Shanghai Hualian es una división de uno de los más grandes fabricantes chinos de medicamentos, Shanghai Pharmaceutical Group, que posee docenas de plantas de fabricación a lo largo y ancho de toda la República Popular China.

Durante el año 2002, y al menos en dos ocasiones, Shanghai Hualian embarcó medicamentos con destino a  USA que fueron retenidas en la frontera norteamericana. Según se ha sabido, uno de los envíos contenía un antibiótico no aprobado para su uso en USA; y el otro envío contenía un diurético con la información del cartonaje (prospecto) falso o engañoso.

Asimismo, otra unidad de Shanghai Pharmaceutical Group había iniciado los trámites para vender en USA ingredientes necesarios para la fabricación de medicamentos, es decir, excipientes. El destinatario de estos ingredientes era la multinacional norteamericana Pfizer, quien al final declinó comprarlos, según el portavoz de la empresa farmacéutica norteamericana, Christopher Loder.

Como consecuencia de la fuerte presión mediática y política de los grupos antiabortistas en USA, la FDA (“Food & Drug Administration”) nunca ha dado a conocer el fabricante de Mifepristona para el mercado estadounidense. En un principio Mifepristona era fabricado en Francia por Sanofi Aventis y distribuido en USA por Danco Laboratories Ltd con el nombre registrado de Mifeprex®. Una fuerte campaña contra el resto de los productos del laboratorio francés llevó a que éste abandonara la venta en USA, a través del distribuidor norteamericano. Desde entonces USA lo está adquiriendo a Shanghai Hualin.” Fuente: Medicamento contaminado causa parálisis a más de 200 pacientes en China

 

SI SE IDENTIFICA CON EL TEMA PRESENTADO,DAR CLIC EN ME GUSTA,CLIC EN SEGUIR, REBLOGUEAR
Y/O RECOMENDAR A SUS CONTACTOS

http://enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com
¿Cuanto vale su salud y la de su entorno?

Usted tiene la palabra. Con la crisis eterna de ineficiencia del sistema tradicional de salud, es vital contar con información ÚTIL, OPORTUNA Y VERAZ en lo que a salud se refiere.Para este propósito se necesita importante financiamiento para intensificar campañas de concientización y de información de efectividad de los fármacos, vacunas, etc. Esto no lo hace ni lo hará el gobierno, ni laboratorio alguno. Somos muy pocos los que estamos dispuestos a revelar esta información, la cual se encuentra en diferentes fuentes. Si desea colaborar voluntariamente, en favor de esta campaña, ir a pestaña RECOMPENSAS Y RETRIBUCIONES para ver la alternativa que mas se acomode a usted.

Anuncios
industria farmacéutica, industria farmacológica

ESTIMACIÓN DE COSTO SOCIAL DEL GENOCIDIO MAS GRANDE DE LA HISTORIA

¿De que genocidio estamos hablando? Invito leer el último post relacionado al genocidio causado por la industria farmacológica, y “socios”- DENUNCIA POR GENOCIDIO Y OTROS CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD – que probadamente, existe desde los inicios de la industria farmacéutica, que dicho sea de paso estuvo estrechamente ligado, a planes de exterminio, liderado por los nazis de Adolfo Hitler, respaldados por el conglomerado de empresas farmacéuticas (después de la Standar Oil de Rockefeller (hoy Exxon) la segunda más grande del mundo durante la primera mitad del siglo XX, el grupo IG Farben con sede en Alemania. Este plan de exterminio nazi (contra los judíos principalmente) estuvo muy ligado al interés de hacerse millonarios y con esto suficiente poder para manipular a Hitler como querían. Sin entrar al tema del genocidio militar, que también existió y causó mucho daño, probablemente esta sociedad entre A. Hitler (mas que su Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán o Partido Nazi) y el grupo IG Farben, haya sido una suerte de sociedad precursora de la “sociedad” que hoy existe entre gobiernos de turno, e industrias, con la industria farmacológica a la cabeza, sociedad que explica la ALTA PERMISIVIDAD, Y FACILIDAD PARA OPERAR EL NEGOCIO FARMACÉUTICO, LITERALMENTE SIN REGULACIÓN ALGUNA, EN LA MAYORÍA DE PAÍSES. Lo cual explica también tantas pérdidas de vidas, a nadie le interesa tener cifras exactas, y otros daños graves causados a los usuarios “pacientes” . En el post que menciono lineas arriba, notará que se habla de millones de muertes (no miles). El Consejo de Crímenes de Guerra de Nuremberg donde algunos del cartel de IG Farben fueron declarados culpables fue en 1947. No tenemos la cifra, pero me atrevo a lanzar una de la siguiente forma. Si hacemos un cálculo bastante grueso, con los 10 laboratorios más grandes del mundo, a razón de una producción anual de 1,000,000 de pastillas (1 sola planta por laboratorio para todo el mundo, considerando diferentes pastillas). Al menos 10,000,000 millones de pastillas habrían consumido, en 1 año. De 1947 a 2015, han pasado 68 años : 68 x 10,000,000 = 680,000,000 de pastillas digamos producidas y vendidas. De este total, digamos que sólo el 1% (puede ser muy conservadora la cifra) fallecieron a consecuencia de estos fármacos. Una cifra tal vez demasiado conservadora, nos hablaría de que al menos unas 6,800,000 millones de personas habrían fallecido. Y digamos que entre mal formaciones, y otros daños graves, sea un 10%, al menos 68,000,000 millones de personas habrían sufrido otros daños a consecuencia de estos fármacos. Es verdad, nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario, pero con tantas denuncias ocultas, no reveladas por la industria farmacológica, mas aquellas que no se denuncian por temor o falta de decisión o recursos, hay para pensar con mucho, en que el GENOCIDIO NO ES UNA INVENCIÓN, la falta de cifras exactas NO PUEDE LLEVARNOS A LA INACCIÓN. Es más, lo más probable es que alguno de nuestros familiares o nosotros  hayamos sido víctimas, y no hemos tomado plena conciencia pensando que es “normal” que esto sea así, o por que no sabemos que hacer. Si no queremos denunciar formalmente, puede usar este medio, en la sección comentarios por lo menos, así advierte usted el peligro a muchos otros. Pero por favor ¡HÁGALO… JAMAS CALLE!

Me imagino en un tribunal, a los representantes de los laboratorios, intentando presentar ensayos clínicos y otros documentos que prueben la efectividad de sus fármacos, escasamente tendrán. No me cabe en la mente, por todo lo que investigué, a lo largo de 15 meses.

CONCLUSIÓN.-

El GENOCIDIO es REAL, y hasta ahora nadie puede detenerlo. El juicio de Nuremberg se dio en el contexto de la segunda guerra mundial. ¿Esperaremos una tercera guerra mundial para que un juicio se levante contra los genocidas ocultos del siglo XXI ?. Sino somos nosotros los usuarios finales, ¿Quien debe hacer algo? ¿Nuestros gobiernos? ¿Los médicos? ¿Los laboratorios? ¡NOOOO! ¡Somos nosotros los únicos que podemos hacer algo! 

Si somos pocos los enterados, nada podemos hacer, como hasta ahora. Si todos supiéramos, lo que realmente sucede, habría mejores posibilidades de éxito, no depende de un blog es verdad o una página web, DEPENDE DEL APOYO SOLIDARIO DE TODOS. Pero usted no puede dar la noticia a miles, menos a millones en el mundo. Un blog y una página web, potencialmente puede llegar a miles y a millones, con apoyo solidario. No veo otra salida, amigo lector. A este esfuerzo se tendrán que sumar otras iniciativas, pero se necesita un espacio donde alguien ponga las ideas, y otros los recursos. Si alguien puede aportar ambos, sería ideal pero con los esfuerzos aislados del Sr. J. Pamies, la monja Forcades, M. Jara, y tantos otros personajes mencionados en este blog, el esfuerzo aún no han dado los resultados que en la magnitud que se quisiera.

Si estimáramos que el costo social de este genocidio (simplificado) es de al menos ( US $ 10,000 <estimación barata de una vida o un daño irreversible de salud de una persona en promedio> X  74,800,000 millones de afectados = US $ 748,000,000,000 billones ) lo cual sigue siendo conservador a US $ 10,000 por persona (entre fallecidos y dañados). Es decir el costo social (muy conservador) sería de al menos US $ 748 billones de dólares.

En un post anterior relacionado con el aborto :¡NO AL ABORTO…NO MAS MUERTE DE INOCENTES…46 BILLONES ANUALES SE PAGA POR ABORTOS! , hice una estimación conservadora anual para abortos, y para hacerla desde 1947, habría que multiplicar años (2015-1947= 68 años)  68 x 46 = US $ 3,128 billones. Mas los US $ 748 billones anteriores = US $ 3,876 billones de dólares de costo social desde 1,947 hasta el 2,015. ¿Por que sumar los abortos? De alguna forma es la sociedad de los médicos, dueños de clínicas, y laboratorios, quienes han amasado entre todos al menos el 1% de esta cantidad de dinero (US $ 38.76 billones de dólares). Por supuesto, muchos dirán te quedaste corto, otros dirán es demasiado.¡¡Y YO DIRÍA , LO QUE IMPORTA NO ES LA PEQUEÑA O GRAN DIFERENCIA DE ESTIMACIÓN, LUEGO AJUSTAMOS LA CIFRA,  INTERESA LA CIFRA GRUESA DEL HORROR!! ¿EL COSTO SOCIAL NO ES LO SUFICIENTEMENTE ALTO PARA INTENTAR DETENERLO COMO SEA Y YA? ¿DE QUE BOLSILLO SALE ESTE ALTO COSTO SOCIAL? Sea sistema de salud privado o del estado. En ambos CASOS, FINALMENTE SOMOS TODOS NOSOTROS LOS QUE PAGAMOS ESTE ALTO COSTO SOCIAL. BAJO NINGÚN PUNTO DE VISTA PODEMOS SER INDIFERENTES A ESTE GENOCIDIO.

¿Vale la pena mezquinar un apoyo de unos (digamos) US $ 4,000 o US $ 5,000 a esta causa? No todo tiene que recaer en una o 2 personas necesariamente, les invito a que se unan al menos en grupos de 3 o más personas, para colaborar ¿O preferimos que nuestra inacción y falta de solidaridad continúe enriqueciendo, a quienes comercian con la muerte, la enfermedad, de los nuestros, teniendo como aliados, el poder, el dinero, la mentira, los gobiernos, médicos, etc. ? Recuerde que nuestro destino está marcado por nuestras decisiones o indecisiones. Usted tiene el destino suyo y de su país en SUS MANOS.

SI SE IDENTIFICA CON EL TEMA PRESENTADO PUEDE CALIFICAR ARRIBA, DAR ME GUSTA,CLIC EN SEGUIR
Y/O RECOMENDAR A SUS CONTACTOS

http://enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com

¿Cuanto vale su salud y la de su entorno? Usted tiene la palabra. Con la crisis eterna de ineficiencia
del sistema tradicional de salud, es vital contar con información ÚTIL, OPORTUNA Y VERAZ en lo que a salud se refiere. Para este propósito se necesita financiamiento para intensificar campañas de concientización y de información de efectividad de los fármacos, vacunas, etc. Esto no lo hace ni lo hará el gobierno, ni laboratorio alguno. Somos muy pocos los que estamos dispuestos a revelar esta información, la cual se encuentra en diferentes fuentes. Si desea colaborar voluntariamente, en favor de esta campaña, ir a pestaña RECOMPENSAS Y RETRIBUCIONES para ver la alternativa que mas se acomode a usted.

industria farmacéutica, industria farmacológica

EL CRIMEN POR ORGANIZADO QUE SEA DEBE PAGAR – ¡FRANCIA, PUSO EN EL BANQUILLO A DUEÑO DE LABORATORIO SERVIER! ! BUEN INTENTO FRANCIA!

Quienes, no dan importancia al tema porque la industria farmacológica es muy poderosa, y piensen que es imposible luchar contra ellos. En la fuente que presento, es verdad, la lucha es difícil pero, no por ello hay que bajar la guardia. Francia de la REVOLUCIÓN INDUSTRIAL, aunque no logró meter preso a Jacques Servier, el juicio con pena de cárcel sienta un precedente, similar a lo que está haciendo China, con funcionarios del laboratorio GlaxoSmithKlein inglés, encarcelados y multa de 297 millones de libras esterlinas por soborno. Ver fuentes consultadas: CHINA MULTA A #GLAXO 297 MILLONES DE LIBRAS ESTERLINAS POR #SOBORNOLas farmacéuticas españolas operan con los métodos cuestionados en China . Esta última fuente tiene un título sugerente, ya que bien podría poner en lugar de “farmecéuticas españolas” , “farmacéuticas <nombre de su país>” dejando como tarea, investigar si esta práctica opera en su país. Por la cantidad de información que ya he procesado, usted se va a llevar una sorpresa desagradable, no sólo por este laboratorio, sino de muchos otros.

j. server

Quien puede pensar que detrás de ese rostro de anciano sonriente, y “bonachón” está el responsable, estiman entre 500 a 2,000 personas ( puede ser muy benévola esta cifra)  fallecidas por causa del fármaco Mediator . Específicamente, por haber ocultado  información del fallecimiento de personas durante 33 años. (1974 – 2007) Fuentes: OBITUARIO DE JACQUES SERVIER , Francia: Suspenden juicio por medicamento que causó entre 500 y 2 mil muertes .

Estas son evidencias, de fuentes confiables, que se suman a otras evidencias mostradas en este blog, de corrupción generalizada, que promueven muchos laboratorios farmacéuticos, EN EL MUNDO ENTERO. 

CONCLUSIÓN.-

No todo lo que brilla es oro. Todo el contenido de este blog, está diseñado para REVELAR cuando se pueda, estos escándalos, por pasados que estos sean para desperar conciencias, y llevar a la acción. Siendo escándalos pasados, lo más probable es que usted no esté enterado. En mi entorno de amigos, y familiares, nadie sabe nada de estos escándalos. Pero llama la atención sus rostros de sorpresa, cuando escuchan de estos escándalos.

Nuevamente, nos encontramos ante el hecho, de que quienes tomamos conocimiento, aún somos pocos, asumiendo que leemos todos el contenido completo de este blog. Si aún no estamos listos para hacer marchas de protestas, con pankartas, etc., se necesitan muchas ideas, y recursos, para hacer frente al problema. Cuando escasean los recursos, les recuerdo que el medio publicitario más económico, es on line. Compare usted que conoce de publicidad. Este blog es gratuito, pero su ritmo de crecimiento es relativamente lento, por sus limitaciones técnicas. Una vez más mi llamado urgente, solidario para obtener recursos y potenciar el alcance de este blog. Invito a visitar la pestaña RETRIBUCIONES Y RECOMPENSAS, para más información.

Es imposible revelar lo que ocurre en todos los laboratorios en poco espacio y en poco tiempo, pero les aseguro, que no solo hay que desconfiar de los demás laboratorios, sino mientras usted no tenga información contundente a favor de los laboratorios, simplemente no sea parte de este negocio como cliente, y colabore cuanto pueda en difundir este mensaje.

SI SE IDENTIFICA CON EL TEMA PRESENTADO PUEDE CALIFICAR ARRIBA, DAR ME GUSTA,CLIC EN SEGUIR
Y/O RECOMENDAR A SUS CONTACTOS

http://enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com

¿Cuanto vale su salud y la de su entorno? Usted tiene la palabra. Con la crisis eterna de ineficiencia
del sistema tradicional de salud, es vital contar con información ÚTIL, OPORTUNA Y VERAZ en lo que a salud se refiere.Para este propósito se necesita importante financiamiento para intensificar campañas de concientización y de información de efectividad de los fármacos, vacunas, etc. Esto no lo hace ni lo hará el gobierno, ni laboratorio alguno. Somos muy pocos los que estamos dispuestos a revelar esta información, la cual se encuentra en diferentes fuentes. Si desea colaborar voluntariamente, en favor de esta campaña, ir a pestaña RECOMPENSAS Y RETRIBUCIONES para ver la alternativa que mas se acomode a usted.

industria farmacéutica, industria farmacológica

“Mala Farma” por Ben Goldacre – Otra lectura obligada para conocer LA ESTRATEGIA OCULTA DE LA INDUSTRIA FARMACOLÓGICA

Tras su anterior éxito editorial, Mala ciencia (Paidós, 2011), en el que ponía en solfa el negocio de las medicinas alternativas y mostraba cómo los profesionales de los medios de comunicación, por su desconocimiento de la metodología científica, aceptan como hechos probados lo que no son sino mensajes publicitarios, en este su segundo libro Ben Goldacre, médico y columnista de The Guardian, apunta contra la gran industria farmacéutica. Y lo vuelve a hacer desde el lado de la ciencia, desmontando de modo sistemático con el apoyo de una exhaustiva bibliografía todas y cada una de las malas prácticas que utiliza para promocionar y vender esos medicamentos de los que dependen en gran medida los niveles de salud y la calidad de vida de que gozamos en los países desarrollados. Porque, no nos engañemos, el objetivo de la industria farmacéutica es vender sus productos y obtener de ello un beneficio; el hecho de que sirvan para curar enfermedades no implica que sus motivaciones éticas tengan que ser superiores. 
Asumimos como normal que los fabricantes de cosméticos exageren o directamente mientan sobre las bondades de sus productos, ya que las consecuencias de una mala elección rara vez son graves y al final las leyes del mercado acaban poniendo a cada uno en su sitio. Que no es ni remotamente el caso de los medicamentos, cuyos efectos tóxicos pueden llegar a ser mortales y cuyas cifras de ventas no dependen tanto de las preferencias del consumidor como de la decisión del profesional que los prescribe. Precisamente por esto último, y a diferencia de lo que sucede con las medicinas alternativas, las estrategias de mercadotecnia de los laboratorios farmacéuticos no van dirigidas a los pacientes sino a los prescriptores. Quienes, al menos en teoría, tienen la preparación necesaria para distinguir el grano de la paja. Pero si la información que suministra el fabricante, la única de que se dispone sobre la mayoría de los nuevos medicamentos, es sesgada u oculta datos fundamentales, ni el más perspicaz de los clínicos sería capaz de identificar el engaño. Obviamente existen múltiples mecanismos de control en forma de leyes, normativas y agencias reguladoras, además de los propios del ámbito científico. Pero, y con esto llegamos al núcleo de Mala farma, todos estos controles fracasan una y otra vez de forma clamorosa, dejando en el aire un preocupante tufillo a connivencia entre las partes.

El principal problema, en lo que el autor insiste durante todo el libro, es la no publicación de aquellos ensayos clínicos cuyos resultados incumplen las expectativas de sus promotores. Un ensayo clínico es un experimento de gran complejidad (y coste) que suele implicar a centenares de pacientes y que sirve para demostrar con un cierto grado de certeza la eficacia y la seguridad de un fármaco. Se trata de responder a una pregunta clínica (¿es el medicamento nuevo mejor que otro anterior?) cuya respuesta obviamente ignoramos. Por eso los resultados hay que asumirlos sean cuales sean y aunque vayan en contra de los intereses comerciales de la empresa que lo financia. Y es que los ensayos clínicos no tienen sólo un interés científico, sino también económico, ya que sus conclusiones son parte fundamental en la documentación que el fabricante aportará a la hora de solicitar los permisos para comercializar el nuevo fármaco. De hecho, para evitar que los laboratorios acaben ocultando los estudios que consideren negativos para sus intereses, la legislación les obliga a inscribirlos en un registro oficial antes de realizarse y a publicar posteriormente los resultados. Pero da igual porque, como expone Goldacre con abundante casuística, los organismos reguladores muestran una gran tolerancia ante el incumplimiento sistemático de sus propias normas.

Más de la mitad del libro se dedica a destapar ésta y otras prácticas deshonestas relacionadas con los ensayos clínicos, por lo que para el lector no especialista se convierte además en un excelente medio para entender la metodología de estos estudios. Del resto destaca el extenso capítulo dedicado a las técnicas de marketing que emplea la industria para promocionar sus nuevos productos entre los prescriptores, una partida a la que destina más dinero que a la propia investigación. Este campo también es terreno abonado para las malas prácticas, siendo una de las más comunes camuflar bajo el paraguas de la formación continuada lo que es sólo publicidad. Ni siquiera las revistas científicas, teóricas garantes de la exactitud y la calidad de la información pero financiadas en gran parte por la industria, salen bien libradas del escrutinio.

Mas no se piense que este libro es una pura diatriba contra la industria farmacéutica ni que el autor es un conspiranoico que promueve la abstinencia terapéutica y la vuelta a un utópico estado más natural. Goldacre está claramente posicionado a favor de una medicina científica basada en las pruebas, lo que va ligado al desarrollo de la industria farmacéutica. Lo que se defiende es un mejor control institucional de todos aquellos aspectos de los que dependa la salud de la población, sin perjuicio de los legítimos intereses de las empresas. Y de hecho cada capítulo tiene como colofón una lista de medidas que habría que adoptar, por parte de los organismos públicos, los médicos o los mismos pacientes, para regenerar el actual sistema. Es por tanto un libro destinado no sólo a profesionales sino a cualquier persona interesada en el tema.”

Fuente: Lo que la industria farmacéutica oculta

SI SE IDENTIFICA CON EL TEMA PRESENTADO PUEDE CALIFICAR ARRIBA, DAR ME GUSTA,CLIC EN SEGUIR
Y/O RECOMENDAR A SUS CONTACTOS

http://enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com

¿Cuanto vale su salud y la de su entorno? Usted tiene la palabra. Con la crisis eterna de ineficiencia
del sistema tradicional de salud, es vital contar con información ÚTIL, OPORTUNA Y VERAZ en lo que a salud se refiere.Para este propósito se necesita importante financiamiento para intensificar campañas de concientización y de información de efectividad de los fármacos, vacunas, etc. Esto no lo hace ni lo hará el gobierno, ni laboratorio alguno. Somos muy pocos los que estamos dispuestos a revelar esta información, la cual se encuentra en diferentes fuentes. Si desea colaborar voluntariamente, en favor de esta campaña, ir a pestaña RECOMPENSAS Y RETRIBUCIONES para ver la alternativa que mas se acomode a usted.

farmaco prohibido, FARMACOS PROHIBIDOS, fast food, fármaco, gaseosa, industria alimentara, industria alimentaria, industria farmacéutica, industria farmacológica, industria gaseosera, laboratorio multinacional, mafia farmaceutica, malas prácticas, MEDICINA ALTERNATIVA, radiación, sistema de salud convencional, veneno, venenos

EXTRAÑO ANIMAL EXPLOTA CON COCA COLA

Puede parecer gracioso, para algunos. Para otros es un acto de maldad. Lo cierto es que este raro animal no soporta en su interior el contenido de una botella de gaseosa, y en pocos segundos el animal empieza a expulsar la gaseosa a chorros, y finalmente explota. Tal vez esta sea la prueba mas contundente, de lo nocivo que pueden ser las gaseosas, y en particular la Coca Cola, con todos sus componentes. ¿Porque no explota en nuestro estómago entonces? No sabemos, cual es la composición del interior de ese animal, pero es evidente que hubo un rechazo. Primero intentó expulsar y luego se contaminó al punto de explotar.

Nuestro estomago tiene un sistema de defensas mucho más resistente. Tal vez pensemos, este vídeo es un arreglo, etc. Bueno, hay libertad para pensar lo que uno quiera. Por mi parte, me gustaría advertir que nuestro estomago aunque parezca fuerte, se debilita conforme lo contaminamos lentamente, con diferentes elementos contaminantes, desarreglos en horarios de los alimentos, etc.

Dicho de este modo parece simple, el cuidado de nuestro estómago y de nuestra salud. Pero no lo es. Incluso, en lo personal, habiendo leído una cantidad considerable de lecturas en medicina natural, no pude con la gastritis aguda que tuve en 1998.  Cuento mi experiencia personal y mucho más en este blog. Lo mas probable, es que si usted es joven aún, piense que esta información es para quienes están padeciendo una enfermedad. Sin embargo; todos somos mortales, vulnerables a enfermedades, sin distinción, de edad raza, sexo,  quizás los jóvenes con mas energías que los adultos, pero más vulnerables por su inexperiencia. De modo que, recomiendo explore por si mismo, igual que los químicos añadidos a la Coca Cola, los químicos que contienen los fármacos son igualmente dañinos a nuestro cuerpo. El hecho que no hagan “explotar” nuestro estómago tan rápido, no significa que no sean contaminantes. Este blog abunda en información con mucho mas detalle trata de como se contamina nuestro cuerpo no sólo por acción de fármacos, sino por una lista inmensa de elementos contaminantes, que nos enferma o mata lentamente, al cual invito explorar desde su PÁGINA PRINCIPAL, y le animo a que lo haga con detenimiento y abarque todo el material reunido en este blog. Le servirá a usted y a su familia por el resto de su vida.

SI SE IDENTIFICA CON EL TEMA PRESENTADO PUEDE CALIFICAR ARRIBA, DAR ME GUSTA,CLIC EN SEGUIR
Y/O RECOMENDAR A SUS CONTACTOS

http://enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com
¿Cuanto vale su salud y la de su entorno? Usted tiene la palabra. Con la crisis eterna de ineficienciadel sistema tradicional de salud, es vital contar con información ÚTIL, OPORTUNA Y VERAZ en lo que a salud se refiere.Para este propósito se necesita importante financiamiento para intensificar campañas de concientización y de información de efectividad de los fármacos, vacunas, etc. Esto no lo hace ni lo hará el gobierno, ni laboratorio alguno. Somos muy pocos los que estamos dispuestos a revelar esta
información, la cual se encuentra en diferentes fuentes. Si desea colaborar voluntariamente, en favor de esta campaña, ir a pestaña RECOMPENSAS Y RETRIBUCIONES para ver la alternativa que mas se acomode a usted.

farmaco prohibido, industria farmacológica

PROHIBICIÓN DE LAS FÓRMULAS A BASE DE CLORHEXIDINA FABRICADAS POR LABORATORIOS BOHM, S.A.

Atención todos los países al retiro del fármaco CLORHEXIDINA ACUOSA por la presencia de la bacteria, Serratia marcescens. Otra mas de la industria farmacéutica.

Algunos efectos nocivos fueron detectados ( ¿y los ensayos clínicos no los detectó?) aquí un extracto de las fuentes:

Las fórmulas  fabricadas en el periodo Octubre-Diciembre 2014 son las siguientes:

FÓRMULA Nº LOTE FECHA DE FABRICACIÓN FECHA DE CADUCIDAD
Clorhexidina ACUOSA 0,1% 60 ml I-2 NOV-2014 NOV-2016
Clorhexidina ACUOSA 0,05% 100 ml I-5 OCT-2014 OCT-2016

Hoy en día, S. marcescens es ampliamente reconocido como un patógeno oportunista. Ha sido la causa de un gran número de infecciones nosocomiales (1) incluyendo infecciones del tracto urinario, endocarditis, bacteriemia, artritis y osteomielitis. El tracto urinario es la fuente más frecuente de las cepas; en un estudio constituyeron el 97% de todas las cepas encontradas en un hospital.

Serratia marcescens ha sido implicada en endoftalmitis, queratoconjuntivitis, queratitis en portadores de lentes de contacto, queratitis no relacionada con lentes de contacto y ojo rojo agudo inducido por lentes de contacto”

Fuentes consultadas:

RETIRADA DEL MERCADO DE LAS FÓRMULAS MAGISTRALES A BASE DE CLORHEXIDINA FABRICADAS POR LABORATORIOS BOHM, S.A., A PARTIR DEL 8 DE OCTUBRE DE 2014

APARICIÓN DE SERRATIA MARCESCENS COMO UN PATÓGENO DE SUPERFICIE OCULAR

(1) Infección nosocomial: Hace referencia a infecciones contraidas en el interior de un centro de atención médica en general, puede ser un hospital, clínica, etc.

SI SE IDENTIFICA CON EL TEMA PRESENTADO PUEDE CALIFICAR ARRIBA, DAR ME GUSTA,CLIC EN SEGUIR
Y/O RECOMENDAR A SUS CONTACTOS

http://enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com

¿Cuanto vale su salud y la de su entorno? Usted tiene la palabra. Con la crisis eterna de ineficiencia del sistema tradicional de salud, es vital contar con información ÚTIL, OPORTUNA Y VERAZ en lo que a salud se refiere.Para este propósito se necesita importante financiamiento para intensificar campañas de concientización y de información de efectividad de los fármacos, vacunas, etc. Esto no lo hace ni lo hará el gobierno, ni laboratorio alguno. Somos muy pocos los que estamos dispuestos a revelar esta información, la cual se encuentra en diferentes fuentes. Si desea colaborar voluntariamente, en favor de esta campaña, ir a pestaña RECOMPENSAS Y RETRIBUCIONES para ver la alternativa que mas se acomode a usted. Estamos ya con 2,852 visitas al 01/03/2015.
fármaco, industria farmacéutica, industria farmacológica

¿GOBIERNOS (EEUU, Alemania, etc.) FINANCIAN INVESTIGACIONES PARA LOS LABORATORIOS FARMACÉUTICOS? PARTE II

En el último post que hice el día de ayer, comenté que había encontrado publicaciones que afirmaban que el gobierno de los EEUU, estaba financiando las investigaciones de los fármacos que produce la industria farmacológica de los EEUU. Pueden leerlo aquí: ¿EL GOBIERNO DE LOS EEUU FINANCIA INVESTIGACIONES PARA LOS LABORATORIOS FARMACÉUTICOS? La preocupación ahora es extensiva, es decir cabe preguntarse si otros gobiernos hacen lo mismo. Al parecer Alemania sería otro país.

Como este tema es importante y no siempre hay que creer todo a nadie, decidí revisar otras fuentes sobre este tema, y para mi sorpresa, diversas fuentes afirman lo mismo. Aquí una de ellas: Centro de colaboraciones solidarias, cuyo extracto publico aquí, y recomiendo que lean el texto completo de este enlace también:

Las transnacionales de farmacia pretenden justificarse a menudo con el argumento de que dedican mucho dinero y años a la investigación para producir un nuevo medicamento, y han de cobrar caro para poder continuar investigando. Sería casi hermoso si no fuera un embuste. Vicenç Navarro, que ha trabajado años en sanidad pública de Estados Unidos, afirma que “la mayor parte de la investigación para producir un fármaco no la financia la industria farmacéutica, sino los centros de investigación públicos de Estados Unidos. La producción de los principales medicamentos se basa en los resultados de los Institutos Nacionales de la Salud, los prestigiosos centros de investigación sanitaria del gobierno federal. La mayoría de costes de investigación no recaen en la industria farmacéutica, sino en el Estado”. Y añade que muchas empresas farmacéuticas además registran como gastos de investigación los que son de mercadotecnia, relaciones públicas y publicidad. Para hinchar más la factura final.

En España, la Coordinadora contra la privatización de la Sanidad de Madrid asegura que el Sovaldi se desarrolló con fondos públicos. Y el blog La ciencia y sus demonios insiste en ello. Cuando se indaga sobre la financiación de los estudios de investigación, asegura, se averigua que todos, incluidos los básicos para el Sovaldi y otros antivirales patentados, han sido financiados durante más de veinte años por agencias públicas estadounidenses.

¿Por qué, tras financiar con dinero público la investigación básica, se transfiere al sector privado el desarrollo de los medicamentos y los beneficios monetarios? Porque el sector farmacéutico es tal vez uno de los más poderosos y de los más implacables.

El truco indecente de las farmacéuticas es registrar una molécula, una fórmula, como suya, patentarla. Y da igual si esa fórmula es fruto de su investgación, ha sido financiado con recursos y dinero público o la han robado a indígenas, como llevan haciendo hace décadas. Lo que les vale es que este sistema capitalista les reconoce una propiedad intocable.

De la voracidad y amoralidad de la industria farmacéutica hay mucho que hablar. Qué cabe esperar de esa industria lo indica una declaración del consejero delegado de Bayer, Marijn Dekkers, al responder porqué un fármaco suyo era muy caro: “En Bayer no desarrollamos un medicamento para los indios, sino para los pacientes occidentales que pueden permitírselo”.

Y el premio Nobel de Química de 2009, Thomas Steitz, denunció hace tiempo que las farmacéuticas no invierten ni un centavo en investigar antibióticos que curen definitivamente, sino en medicamentos que el paciente haya que tomar toda la vida. “Muchas grandes farmacéuticas han cancelado sus investigaciones de antibióticos  porque curaban a la gente y ellas quieren fármacos que haya que tomar siempre, no que curen”, declaró.

La industria farmacéutica es uno de los sectores económicos más potentes del mundo. Una lista de las 500 mayores empresas del mundo mostraba hace unos años que los beneficios de las diez mayores farmacéuticas superaban los beneficios de las otras 490 empresas de la lista. De ello y de lo denunciado antes se deduce que son lo más voraz y amoral del actual capitalismo por desposesión.”

Fuente:  Centro de colaboraciones solidarias

En la siguiente fuente, en la página 45, también habla de este tema, bajo el sub título : click aquí

¿POR QUÉ APOYA EL GOBIERNO LA INVESTIGACIÓN BÁSICA?

Bukopharma, afirma de que los gastos de investigación en Alemania son financiados con recursos del estado en un 41%, lo cual incluye investigación y desarrollo de nuevas vacunas. Véalo aquí:

Tuberkulose „Ich hust dir was!“ Investigación médica: La ciencia en el interes público “Licencias Justas” para resultados de investigaciónes financiados con fondos públicos

Otras fuentes hablan de recortes ( – 25%) en áreas de investigación como en la lucha contra el cáncer aquí:

Preocupación en EEUU por el recorte de los fondos públicos para investigar sobre cáncer

Otras fuentes, con seguridad coincidirán en lo mismo, y puedo asegurar que el problema no es el crédito de estas fuentes, que pueden ser organizaciones sin fines de lucro, para estatales, etc. Pueden visitar otras fuentes buscando como : gobierno federal financia investigaciones para industria farmacologica , google . Hay 242,000 resultados.

CONCLUSIÓN

Lo que aquí interesa ahora es preguntarnos, ¿que podemos hacer los ciudadanos ante esta realidad que nada parece cambiar? Otra vez, reitero, somos nosotros los usuarios los que debemos actuar, dando el primer paso que es informarnos muy bien de la problemática de salud. No podremos luchar contra nuestros gobiernos, pero si podemos decidir que comprar y que no comprar tratándose de medicamentos, y explorar tratamientos alternativos, con medicina natural o alternativa. El reto una vez mas está en informarnos bien. Este blog pretende cubrir esa brecha de DESINFORMACIÓN, desde el punto de vista del usuario, mal llamado paciente. El paso siguiente es difundir a nuestro entorno, indispensable. La idea es, conocer que fármacos son ineficaces (la mayoría), y/o letales,  difundir la noticia sin pérdida de tiempo, puede comentar aquí también o usar cualquier medio masivo, para que nadie compre estos fármacos, y por escacés de demanda sean retirados del mercado. Otra cosa que podemos hacer es debatir sobre la necesidad de privatizar completamente la investigación incluso, producción de fármacos, para abaratar sus costos, y producirlos para las personas de menores recursos, no como hace ahora la industria farmacológica, produciendo para los sectores que mas tienen, y así enriquecerse.

SI SE IDENTIFICA CON EL TEMA PRESENTADO CALIFICAR ARRIBA, CLIC EN SEGUIR, Y/O RECOMENDAR A SUS CONTACTOS

http://enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com

¿Cuanto vale su salud y la de su entorno? Usted tiene la palabra. Este espacio tiene por objetivo, mejorar ostensiblemente su alcance, ubicándolo en los primeros lugares en los motores de búsqueda. Para así poder llegar a un número importante de personas de bajos recursos, y en general de quienes desean estar bien informados en corto tiempo. Recuerde que la mejor inversión es en salud. Para este propósito se necesita importante financiamiento para intensificar campañas de concientización y de información de efectividad de los fármacos, vacunas, etc. Esto no lo hará ni el gobierno, ni los laboratorios. Somos muy pocos los que estamos dispuestos a revelar esta información. Hay que migrar a la plataforma Premium, pagada, y seguir con el trabajo de retroalimentación diaria. Se pueden hacer muchas otras cosas. Depende de la colaboración de las personas solidarias y sensibles, sabiendo que este será un espacio (con 2,551 visitas al 20/2/2014) que ya está ayudando a sanar a cientos de personas, muy pronto espero a miles. Porque no decirlo, salvando vidas también, para lo cual necesito me remitan sus testimonios, a mi correo con algunas fotos, esto es muy importante para demostrar a los que no creen que este espacio es útil y ayudará a resolver la caótica situación del sistema de salud en el Perú y de otros países de habla española (podría traducir al inglés pero necesito tiempo y un acuerdo económico). Si desea colaborar con el autor del blog, vaya por favor a la pestaña RECOMPENSAS Y RETRIBUCIONES para mas información.

industria farmacéutica, industria farmacológica

¿EL GOBIERNO DE LOS EEUU FINANCIA INVESTIGACIONES PARA LOS LABORATORIOS FARMACÉUTICOS?

Si quedara demostrado que los fármacos son un verdadero fraude, y que la principal fuente de financiamiento proviene del gobierno de los EEUU, ¿que podemos concluir? Lo primero es pensar que no sólo el gobierno de los EEUU avala, en alguna forma este fraude. Que hay de los demás gobiernos, en los diferentes países. Con la excepción de algunas acciones de la farmacovigilancia europea PRAC, y algunas acciones de la FDA norteamericana, pero que a decir verdad no llegarán nunca a cancelar las licencias de ningún laboratorio farmacéutico, en el resto del mundo, me atrevo a decir, la función de farmacovigilancia es completamente decorativa, o en todo caso poco eficaz. La afirmación de que los National Institutes of Health (NIH), son los que nutren en materia de investigación de la información necesaria a los laboratorios, lo cual representa parte importante del trabajo de investigación previo al lanzamiento de un fármaco. En otras palabras, los ciudadanos norteamericanos, sin quererlo, con su dinero de los impuestos al gobierno federal, son los que financian a esta industria.

En este enlace hay información realmente reveladora, y sirve para entender porque tiene tanto poder la industria farmacológica.

Uno de los mayores escándalos existentes en el mundo económico-político de hoy es el comportamiento monopolístico de la industria farmacéutica, aprobado y subvencionado por la autoridades públicas (en teoría, representantes de la población), que protegen dicho monopolio a través de la asignación de las llamadas patentes, que garantizan la potestad a tal industria para inflar los precios de los fármacos. El argumento a favor de este privilegio es que la industria ha invertido enormes cantidades de dinero en la investigación de los productos farmacéuticos, una investigación que necesita ser pagada y retribuida, permitiéndole definir un elevado precio del fármaco, dándole, además, la exclusividad en la venta del producto, prohibiendo la aparición en el mercado de otros productos idénticos que hicieran la competencia a aquellos que tienen la patente. En consecuencia, la industria farmacéutica, altamente concentrada, es uno de los sectores con mayores beneficios existentes en el mundo de hoy.

Esta argumentación oculta varios hechos bien conocidos entre los expertos en la materia. Uno de ellos es que la mayor parte de la investigación que se realiza conducente a la producción del fármaco no ha sido financiada por la industria farmacéutica, sino por centros de investigación financiados públicamente. Se han publicado muchos estudios mostrando, por ejemplo, que la producción de los principales productos en venta en el sector farmacéutico de EEUU se basa en investigación básica financiada por los National Institutes of Health (NIH), los centros de mayor investigación sanitaria del gobierno federal de EEUU. Lo que hace la industria farmacéutica es utilizar esta información, aplicándola a la producción del fármaco. Esta investigación aplicada es una porción pequeña de todo el proceso de producción del fármaco. La mayor parte de los costes de producción no han sido, pues, sostenidos por la industria farmacéutica, sino por el erario público. En realidad, economistas que han estudiado el tema han recomendado que sean los mismos institutos de investigación médica (NIH) que realizan la investigación básica los que hagan la investigación aplicada, con lo cual se evitarían los elevados precios que la industria farmacéutica está exigiendo. Como señala Dean Baker, el Estado federal de EEUU se ahorraría mucho dinero si produjera él mismo los productos farmacéuticos, en lugar de tener que comprarlos a la industria farmacéutica.

Otro elemento ignorado, cuando no ocultado, es que un gran número de empresas farmacéuticas cargan como gastos de investigación gastos que no corresponden a esta categoría, como, por ejemplo, marketing. Y todavía peor, utilizan todo tipo de triquiñuelas para alargar la patente, declarando como productos nuevos productos con ligeras variaciones sobre el producto anterior.

La protesta mundial: la aparición de los genéricos

Esta situación está cambiando como resultado de la enorme movilización y protesta frente a este comportamiento. Como es lógico, la mayor protesta procede del mundo subdesarrollado, que no puede pagar los elevados precios de tales productos. Y algunos Estados, como el de la India, dicen, con razón, que la vida de sus ciudadanos es más importante que la acumulación de riqueza por parte de las empresas farmacéuticas. De ahí que sucesivos gobiernos de la India hayan indicado que en casos de vida o muerte, la ley internacional de patentes no debería aplicarse, una postura que encuentra una gran aprobación y resonancia en la mayoría del mundo donde la pobreza es una constante. Esta postura del gobierno indio se hizo altamente popular cuando dicho gobierno facilitó el desarrollo de una industria farmacéutica basada en genéricos que pudiera competir con las industrias con patentes, lo que ha forzado a la bajada de los precios.

El caso más conocido fue el de los fármacos necesarios para el tratamiento del SIDA, enfermedad que era mortal hasta que la utilización de los fármacos permitió salvar millones de vidas. Cuando tales medicamentos se introdujeron en el mercado, el coste anual del tratamiento por paciente era de 10.000 dólares, en el año 2000. Al año siguiente, en el 2001, el coste bajó en picado, pasando a ser de solo 140 dólares al año, y ello como resultado de la introducción de productos genéricos procedentes de la India, lo cual permitió salvar las vidas de los enfermos con SIDA que vivían en países subdesarrollados económicamente. Médicos Sin Fronteras calcula que el 90% de los 11 millones de enfermos de SIDA que viven en países pobres están vivos porque son tratados con medicamentos contra el SIDA que son productos genéricos, la mayoría de los cuales se fabrican en la India.

Ni que decir tiene que la industria farmacéutica utiliza todos los medios para parar la “invasión” del mercado por parte de estos genéricos. Y uno de dichos medios es tratar de influenciar a los Estados de los países más ricos, como el Estado federal de EEUU, para que se prohíban tales genéricos. El lobby de la industria farmacéutica en EEUU (PhRMA) gasta la friolera cantidad de 132 millones de dólares al año para comprar los votos de los congresistas clave, dentro del Congreso de EEUU, que tienen la responsabilidad de tomar decisiones sobre estos temas. Mike Ludwig (en su artículo “Big Pharma Lobbies Hard to End India’s Distribution of Affordable Generic Drugs”, Truthout, 10.10.14) documenta nombre por nombre quién recibe dicho dinero.

Una situación menos declarada, pero semejante, se da en los países de la Unión Europea, donde el lobby de la industria farmacéutica en Brusela es de los más extensos y más poderosos de los muchos lobbies que configuran la legislación europea. Y una situación idéntica aparece en España.”

Fuente: El otro escándalo silenciado en los medios: la industria farmacéutica

El testimonio de un enfermo diagnosticado cero positivo VIH, es para meditar también . Aquí el enlace: TESTIMONIO DE UN SEROPOSITIVO SOBRE EL FRAUDE DEL SIDA

Por si a alguien le queda duda del fraude farmacológico, se imaginan que un estudio de las condenas a los laboratorios farmacológicos en el periodo del 2,000 al 2,003, en EEUU dio como resultado que casi todas estas empresas han sido condenadas. Este estudio lo hizo la doctora y monja Forcades. Ver extracto en enlace adjunto:

“Forcades i Vila es monja en el monasterio de Sant Benet de Montserrat. Nació en Barcelona (1966) y estudió Medicina en esta ciudad. En 1992 se marchó a Estados Unidos, donde realizó la especialidad de Medicina Interna en la Universidad de Nueva York, en Búfalo, y cursó el Master of Divinity en la Universidad de Harvard.

Entró en el monasterio en 1997. Se doctoró en Salud Pública en 2004 y en Teología Fundamental en 2008, con una tesis sobre el concepto de “persona” en la teología trinitaria clásica en relación con la noción moderna de libertad como autodeterminación.

¿Las compañías farmacéuticas cometen crímenes?

Este es el título de un estudio que publiqué el año 2006 con el Centro de estudios Cristianismo y Justicia. El título que elegí no es metafórico, sino literal: casi la totalidad de las grandes compañías farmacéuticas fueron procesadas y condenadas por los tribunales de Estados Unidos durante el breve período que va desde el año 2000 hasta el 2003. Por lo tanto, son criminales de acuerdo con las sentencias de los jueces.
¿De qué crímenes estamos hablando?
No es que vayan por la calle asesinando a gente…, me refiero a la ocultación interesada de información vital.
¿Qué quieres decir?
Imaginemos una empresa farmacéutica que está realizando un estudio sobre la seguridad de un medicamento en concreto. Lo que te contaré ahora es un caso real. Los laboratorios Merck lanzaron al mercado un antiinflamatorio llamado Vioxx. Mientras elaboraban un estudio de seguridad, detectaron un exceso de infartos de miocardio entre los pacientes que tomaban el medicamento. Cuando hablo de ocultar información vital, me refiero a un caso como este, en el que hay una relación directa entre el uso de un medicamento y la aparición de efectos secundarios, incluso mortales.

La manipulación de la información llegó cuando rediseñaron el estudio para ocultar estos datos. Asumir los resultados del estudio hubiera implicado que Merck tendría que haber retirado del mercado el medicamento con la consecuente pérdida de ingresos.

Increíble…

El juicio demostró que Merck ocultaba datos descaradamente. La investigación del caso concluyó que Vioxx podía haber sido responsable de más de 27.000 muertes por ataque al corazón entre 1999 y 2003. Por lo tanto, queda claro que cuando me refiero a los crímenes de las compañías farmacéuticas, lo hago en un sentido literal y es evidente que la administración pública también es responsable.

Date cuenta de que este medicamento llegó al mercado porque contó con el visto bueno de la agencia estadounidense reguladora del medicamento, la Food and Drug Administration (FDA).

¿Y cuál fue la condena a los laboratorios Merck? Supongo que no demasiado dura, porque todavía hoy es una de las farmacéuticas más potentes del mundo.

Tuvieron que pagar una suma importante de dinero pero, claro, nada comparado con lo que ganaron comercializando Vioxx. Si nos ponemos cínicas diríamos que a la empresa le han resultado rentables las casi 30.000 muertes que han provocado. Y si seguimos con este ejercicio de cinismo, añadiré que Merck se resistió a retirar el producto del mercado mientras duró el juicio, haciendo uso de estrategias legales.

Desde que llegó el primer requerimiento hasta que terminó el proceso, pasaron nueve meses. Durante todo este tiempo, los abogados de la compañía farmacéutica hicieron malabarismos legales para que el producto se pudiera seguir vendiendo, a pesar de la cifra de muertos. Como ves, nos situamos en un nivel en el que la vida humana no tiene ningún valor.

Me parece imposible que nuestro sistema de salud no tenga modo de comprobar que los medicamentos que tomamos no nos matarán. ¿No existen filtros? ¿Cómo llega un medicamento hasta la farmacia que tenemos al lado de casa?

Te contaré el trayecto que recorre un medicamento en cuatro etapas, verás que en todas ellas hay motivos para ser crítico. El problema comienza con la formulación de la hipótesis de investigación, es decir, la idea primera.

Cuando te planteas una hipótesis, puede que ésta parta de las necesidades reales de las personas enfermas, o bien de las necesidades de una empresa que pretende lucrarse. Son los científicos quienes deben formular la hipótesis de trabajo, unos científicos que pueden ser dependientes o independientes. Como puedes imaginar, la mayoría de los científicos son dependientes, porque trabajan para las mismas compañías farmacéuticas que les hacen investigar exclusivamente sobre hipótesis favorables a sus intereses económicos. Y esto no es todo: se han dado casos en que han inventado enfermedades.

¿Enfermedades inventadas?

En 1998, Pfizer, la principal compañía farmacéutica de Estados Unidos, comercializó Viagra para el tratamiento de la disfunción sexual masculina. Pues bien, tras el éxito abrumador en las ventas de este medicamento, se plantearon que quizá había que desarrollar un producto similar para las mujeres. El problema era que, si supuestamente existía un criterio claro para hablar de disfunción sexual masculina –dificultades en la erección–, en el caso de las mujeres era mucho más difícil de definir.

Este es un ejemplo evidente de creación de una nueva patología en función de los intereses de la industria farmacéutica. La manipulación de la hipótesis también se da en los casos de patentes de medicamentos estrella, cuando están a punto de terminar. La mayoría de compañías convocan a sus científicos para que encuentren un medicamento que haga exactamente lo mismo o, a ser posible, que sea un poco mejor.

La idea es no perder ventas una vez acabe la patente del medicamento, ya que a partir de ese momento se podrá comercializar como genérico a un precio más razonable. Modifican una o dos moléculas de un medicamento que funciona y lo lanzan de nuevo al mercado.

El problema es que este mínimo cambio hecho con la única intención de enriquecer a la compañía farmacéutica puede ser, para los pacientes, fuente de efectos secundarios invalidantes o incluso mortales.

Horrible. ¿Qué ocurre durante la segunda fase del lanzamiento de un medicamento?

Una vez tienes formulada la hipótesis, llega la ejecución del estudio. Primero piensas cómo lo quieres hacer y en función de qué intereses, y después lo tienes que llevar a la práctica. De esta segunda fase quisiera destacar el tema del consentimiento informado.

¿Te refieres a cómo eligen a las personas que harán de conejillos de Indias?

Sí, muchas veces la gente no es consciente de lo que supone participar en estos estudios de medicamentos nuevos. Al estar más regulado, a menudo las farmacéuticas hacen estudios en países pobres, en los que cometen grandes injusticias. En primer lugar, porque a los voluntarios que participan solo les dan tratamiento mientras dura el estudio.

Imagina que prueban un medicamento que funciona; pues bien, una vez finalizado el estudio, estas personas que han servido de conejillos de Indias se quedan sin recibir el tratamiento. De un día para otro… ¡Se acabó! La empresa se ha aprovechado de estas personas, a veces niños o bebés, porque gracias a su colaboración, lanza un nuevo medicamento que le reportará grandes beneficios, pero no les asegura que puedan beneficiarse de este medicamento.

Y, en segundo lugar, la compañía puede decidir no comercializar el medicamento en un país pobre porque no le sale rentable, aunque hayan sido los ciudadanos de ese país los que han hecho posible el lanzamiento del medicamento. Todo esto son casos reales.

 
¡Es muy fuerte!

Imagina que estás haciendo este estudio y comienzas a detectar efectos secundarios no previstos. Si seguimos con el caso de Vioxx de los laboratorios Merck, lo que pretendían era lanzar al mercado un nuevo producto que sustituyera su antiinflamatorio estrella, porque la patente estaba a punto de terminar.

Ya hemos dicho que mientras hacían el estudio constataron la aparición de efectos secundarios y ocultaron la información.

A continuación, publicitaron el producto afirmando que Vioxx tenía menos efectos sobre el aparato digestivo, ya que muchas personas sufrían molestias de estómago por sensibilidad en la mucosa gástrica.

Muchas de estas personas dejaron su antiinflamatorio habitual y se pasaron a Vioxx, y entre estas se encuentran las más de 27.000 muertes por infarto de miocardio de las que hablábamos antes.

¿No hay ningún organismo que se dedique a certificar la seguridad de los medicamentos?

Existen los comités de ética encargados de velar por la consistencia ética de los estudios, tanto en relación con las hipótesis de fondo como en su ejecución, pero los miembros de estos comités, cada vez más, reciben su sueldo de la industria farmacéutica. Una vez hecho el estudio, los resultados deben enviarse a la agencia reguladora. En el caso de Europa, es la Agencia Europea del Medicamento (EMEA) ; en Estados Unidos, la FDA. Pero estas agencias son corruptas.

Te contaré un caso: The Big Pharma es el lobby que representa los intereses de toda la industria farmacéutica norteamericana. Pues bien, presionaron a la agencia del medicamento porque creían que tardaba demasiado en aprobar los nuevos productos. Las grandes compañías no podían esperar los diez meses que tardaba esta agencia en pronunciarse sobre un medicamento, porque les retrasaba el lanzamiento del producto y, claro, perdían dinero.

De modo que las empresas dotaron a la agencia con más personal para que pudieran tramitar los permisos con más rapidez. Por lo tanto, los sueldos de las personas que deben certificar la validez de un medicamento están financiados por la misma industria que produce ese medicamento.

¿También pasa en Europa?

La EMEA está financiada en más de un 75 % por la industria farmacéutica. Cuando estudié el caso de la gripe A, descubrí que el grupo de expertos que aconsejaban a la EMEA sobre esta cuestión estaba financiado al 100 % por la industria farmacéutica.

Lo mismo ocurre con la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recibe más del 50 % de su financiación de compañías privadas y no directamente de los gobiernos, como debería ser.

¿Siempre ha sido así?

No, esta situación es producto de las políticas neoliberales de los últimos diez o veinte años. Hasta entonces los países hacían las contribuciones más significativas a la OMS, pero con la crisis, son las empresas las que la financian y, ya se sabe, quien paga manda.

El problema es que se mezclan los intereses económicos privados con la salud de la gente. La salud es un derecho que debe estar protegido, sin manipulaciones en función de intereses privados. La medicina no es un negocio para enriquecerse, con esto está todo dicho.

¿Y qué pasa después de la aprobación del medicamento?

La tercera fase para que llegue un nuevo medicamento a las farmacias es el marketing. Aquí es importante hablar de las proporciones entre el presupuesto destinado al marketing y el presupuesto destinado a la investigación.

El psiquiatra Richard Bentall, en el libro “Medicalizar la mente”, afirma que las grandes multinacionales dedican un 11 % a investigación y un 39 % a marketing.

Cuando llevé a cabo el estudio sobre las compañías farmacéuticas, entre 2000 y 2003, el gasto en marketing triplicaba la inversión en investigación e innovación, la que se supone que caracteriza la actividad de cualquier empresa farmacéutica. Estas empresas disimulan la inversión en marketing en los balances de presupuesto y en las auditorías que les hacen, como ponen en evidencia los medicamentos huérfanos, aquellos que nadie quiere patrocinar porque son para enfermedades minoritarias.

La empresa no quiere dedicar esfuerzos a la investigación de una enfermedad que padece una persona entre un millón, porque después no podrá hacer negocio con la venta del medicamento. Para estos casos, está prevista la participación de la administración, que se encarga de financiar en un 50 % la investigación de las enfermedades minoritarias.

En estas ocasiones queda clara cuál es la cantidad necesaria para investigar, y la cifra se distingue de los gastos de marketing. Así es como hemos sabido que habitualmente las empresas farmacéuticas declaran gastos de investigación muy por encima de los reales.

Si el gasto en marketing triplica al de investigación, más que empresas dedicadas a desarrollar medicamentos, las compañías farmacéuticas parecen ser agencias de comunicación.

Otro ejemplo. En el año 2000, Estados Unidos y Nueva Zelanda eran los únicos países que permitían el marketing directo a pacientes de medicamentos con receta. Esto significa que los medicamentos que un paciente puede tomar solo con receta del médico, se anunciaban en televisión. Imagina a Messi o a cualquier personaje mediático anunciando un antibiótico.

Esto tiene efectos en los pacientes, porque después van a la consulta del médico a pedir el medicamento que han visto anunciado en televisión. Es importante que el médico tenga claro su papel.

¿Viviste algo parecido cuando trabajabas en Estados Unidos?

Sí, y no resulta fácil. Es imposible saberlo todo de todos los medicamentos, hay pacientes que te hablan de la eficacia de un medicamento con cifras y porcentajes que han visto en televisión. El parlamento inglés encargó un informe sobre su sistema sanitario a un grupo de expertos. En este informe se realizan una serie de recomendaciones que suscribo totalmente.

Una de ellas era que un médico recién licenciado no podía recetar un medicamento nuevo hasta que tuviera, al menos, cinco años de práctica profesional. Los médicos somos vulnerables: aparecen los representantes de la industria farmacéutica vendiéndonos la moto con esquemas de colores, y resulta que acabamos repitiendo su discurso. Como ves, es un marketing que presiona mucho, tanto a los profesionales como a los pacientes.

Debe ser difícil tener la lucidez necesaria en todo momento.

Hay presiones y prácticas fraudulentas. Se trataba de un caso real, sobre una empresa que vendía medicamentos para la anemia. Se dieron cuenta de que las ventas en un hospital en concreto habían bajado. ¿Qué hicieron? Decidieron promocionar una nueva línea de quimioterapia que causaba anemia en los pacientes. Resultado: las ventas de su medicamento se recuperaron. Todo esto no es ninguna hipótesis, es el modo de funcionamiento de esta industria.

El fin justifica los medios, queda claro.

Y seguimos, porque en la última etapa, antes de que un medicamento nuevo llegue a la farmacia, también hay elementos para ser críticos. Después del marketing, debemos citar a la llamada farmacovigilancia, es decir, recoger datos sobre la reacción de la población ante un medicamento nuevo. Por muy bien que hayas hecho el estudio, aunque fuera un estudio sobre 20.000 personas, que son muchas, hay que analizar cómo reacciona la gente al producto durante la fase de comercialización, porque entonces no serán miles, sino cientos de miles o incluso millones de personas las que tomarán el medicamento.

Una vez más, esta tarea de control está hoy en día en manos de la misma industria que debe ser controlada. Ha habido casos de adulteración de resultados o de manipulación en la recogida de la información.

¡Todo está corrompido!

Lo mismo ocurre con las revistas médicas, también las más prestigiosas, porque cada vez dependen más de la financiación de las compañías farmacéuticas. Así lo denuncian sus directores. Por lo tanto, debemos saber que los artículos que publican tendrán este sesgo. Los tentáculos de la industria farmacéutica cada vez van más lejos, llegan incluso a las facultades de Medicina, sobre todo en los másteres y posgrados. Entrar en el plan Boloniaobligó a las universidades, deprisa y corriendo, a ofrecer estos cursos.

Pues bien, la industria ya estaba preparada para ofrecerles recursos, profesores y programas. La industria lo impregna todo. Te pondré otro ejemplo. Cuando denuncié todo el tema de la gripe A, me invitaron a las Jornadas Nacionales de Medicina Preventiva del Estado español, en mayo de 2009 en Cartagena. Al llegar, el presidente de la Sociedad Nacional de Médicos de Medicina Preventiva me dijo que al año siguiente no me podrían volver a invitar, porque dos laboratorios habían retirado su financiación al saber que yo participaría. Lo que más me sorprendió fue que el presidente entrara en el juego.

¿Cuál es la alternativa?

Buscar fuentes de financiación libres de intereses comerciales. En la Asociación de Teólogas Europeas de la que formo parte (ESWTR), las ponentes de nuestros congresos no solo no cobran, sino que pagan su alojamiento como todas. Es una forma de ser independientes. Las participantes ofrecen las ponencias gratuitamente, y al año siguiente se benefician de otras ponencias. Tampoco es necesario que los congresos se realicen en hoteles de cinco estrellas ni que las comidas sean pantagruélicas. Se necesita más ciencia y menos parafernalia.

¿Y qué me dices del ámbito público? Hasta ahora hemos hablado de la investigación que llevan a cabo las farmacéuticas, pero supongo que los estudios en el ámbito público deben de estar menos “contaminados”.

Ahora se están poniendo de moda los llamados “partenariados público-privado” que son un paso más en el absurdo de cómo se llevan a cabo las investigaciones. Aunque pueda parecer bien que en tiempos de crisis haya un capital privado que ayude a la iniciativa pública, el problema está en cómo se implementan y quién manda en la investigación, si el capital público o el privado. Normalmente se trata de iniciativas 40-60 ó 49-51, es decir, que la empresa privada es la que domina.

Por lo tanto, el resultado es que se está transfiriendo dinero público a la empresa privada en la medida que ésta tiene derecho a veto. Si la investigación toma unos derroteros que no interesan al capital privado, la empresa puede abortarla. Es otro escándalo que se debe denunciar: se regala dinero público a la industria privada para que promocione sus intereses.

Los ciudadanos estamos indefensos en medio de una maquinaria tan poderosa. ¿Nadie se organiza frente a las grandes corporaciones?

También está el tema de las asociaciones de afectados. Seguiré con el ejemplo del caso Vioxx. Durante el juicio, Merck aportó testigos, enfermos que contaron al juez que antes no podían salir de casa, pero que con el antiinflamatorio Vioxx su vida había cambiado. El problema es que los testigos estaban sobornados por Merck.

Si no se llega a descubrir, el juez habría podido pronunciar una resolución muy diferente. Fíjate que hablamos de empresas que tienen beneficios superiores al presupuesto del Gobierno de un país importante. El desequilibrio, la capacidad de presionar, el control de los medios de comunicación, de la opinión pública…, tenemos que ser conscientes.

¿Cuál es la solución?

Pasa por la reivindicación del espacio público. Durante los últimos años se ha desprestigiado la medicina pública y la seguridad social, pero es necesario recordar que el Estado español ocupaba el séptimo lugar, en el año 2000, en el ranking que elabora la OMS entre los 197 países que la constituyen, a fin de determinar la calidad de los distintos sistemas sanitarios. Un resultado que no está nada mal. Alemania ocupaba el puesto vigésimo quinto, y Estados Unidos el trigésimo cuarto.

Está claro que la privatización de la salud no aumenta en modo alguno su eficacia. No tiene sentido desmantelar un sistema que funciona. Evidentemente, siempre se pueden mejorar cosas, pero no olvidemos que nuestro sistema sanitario estaba situado entre los mejores del mundo.

Debemos tomar conciencia de este desmantelamiento: hace veinte años, las revistas científicas más importantes no estaban controladas por esta industria. Hace veinte años, las facultades de Medicina eran más libres. Esto quiere decir que la alternativa es posible, y que debemos tomar conciencia de la peligrosidad y de la criminalidad del orden actual de las cosas.

Si hablamos de los medicamentos, ¿los genéricos son la mejor opción?

El genérico es un medicamento que ya no está protegido por una patente y por tanto, todos los laboratorios pueden comercializarlo bajo el nombre del componente químico del producto. Las patentes sirven para proteger la inversión de un laboratorio en el desarrollo de un medicamento, de alguna forma dan a la compañía farmacéutica las condiciones necesarias para compensar el gasto en investigación. La patente como concepto, aunque podríamos cuestionar la extensión de la propiedad intelectual, es positiva. Son los crímenes que cometen estas empresas lo que no debemos perder de vista.

Pero una compañía farmacéutica que tiene una patente puede impedir la venta de un medicamento importante para mucha gente.

La patente da a las compañías farmacéuticas el derecho a comercializar el medicamento en exclusiva durante veinte años. Y estas hacen de ello un mal uso, como hemos visto cuando hablaba de laboratorios que deciden no vender medicamentos en los países pobres porque no les resulta rentable.

Es el caso de los laboratorios Abbot, que desarrollaron un antirretroviral que no necesitaba refrigeración. Aunque podrían resultar muy útiles en los países africanos por las altas temperaturas y las frecuentes interrupciones del suministro eléctrico, se negaron a comercializarlo en África.

Precisamente en el continente donde, según los informes de la ONU del año 2003, más de treinta millones de personas estaban infectadas con el VIH, y esto solo en el África subsahariana. No puede ser: las patentes deben tener contrapartidas. Una cosa deberían ser las patentes en los países ricos y otra, permitir la producción de genéricos en los países pobres.

 
Seguramente lo peor de todo sea la impunidad.

Cuando se han demostrado todos estos crímenes ante el juez, las empresas han tenido que pagar multas inferiores al beneficio que han obtenido con la comercialización del producto. Nadie ha pisado la cárcel por estos crímenes que han costado la vida a muchas personas que confiaban en el sistema sanitario. No deberíamos hablar de los crímenes de las compañías farmacéuticas, sino de los crímenes de las personas concretas, con nombres y apellidos, que están al frente de estas compañías.

¿Podemos cambiar todo este montaje? ¡Nos va la salud!

Para mí siguen siendo válidas todas las propuestas que formuló el Comité de Expertos en el parlamento inglés en 2005. Son iniciativas que pueden implementarse ahora mismo, válidas y seguramente más urgentes ahora que hace siete años. Otro aspecto imprescindible sería que la OMS fuera realmente independiente porque hoy está muy lejos de serlo. Uno de los requisitos para poder colaborar como experto en esta organización internacional es no tener conflictos de intereses con la industria farmacéutica.

Pues bien, en el caso de la gripe A, la OMS no fue capaz de mostrar a las autoridades los documentos firmados por los colaboradores donde reconocían su independencia respecto a la industria farmacéutica.

Aquí también se mezcla la política.

Creo que uno de los problemas es que hemos pasado del multipartidismo al bipartidismo, siguiendo el modelo norteamericano de demócratas y republicanos. Pero la cuestión es que negocian entre ellos y hay temas que jamás se abordan. Fingen ser dos polos opuestos, pero todos tienen claro lo que no se debe tocar. Cuando realicé el estudio de las compañías farmacéuticas, me di cuenta de que la industria disponía en Estados Unidos de un número de lobbystas profesionales superior al número de congresistas.

Esto significa que cada parlamentario tenía asignado a uno o más profesionales que se dedicaban a estudiar su historia y perfil. La tarea de estos lobbystas era influenciar a los congresistas para que votaran de acuerdo con los intereses de la industria. Además, debemos añadir que en ese mismo país, el 90 % de los congresistas son millonarios.

No sé cuál es la situación económica de nuestros representantes políticos, pero estoy segura de que sus rentas se sitúan por encima de la media. ¿Cómo nos puede representar un millonario o una persona que no está en nuestra misma escala social? Por eso me parece interesante lo que hacen países como Venezuela, que buscan una alternativa diferente a la nuestra.

Pero supongo que sois los que trabajáis en el campo sanitario quienes tenéis un reto mayor.

Hay mucho trabajo que hacer en cada hospital, en cada centro de salud. Y de hecho, hay mucha gente trabajando. Recientemente di una charla sobre medicalización a un grupo de enfermeras en Manresa (Barcelona) y dos de ellas me dijeron que el médico con el que trabajan no admitía a los representantes de la industria farmacéutica en su consulta.

Este es un ejemplo de la capacidad de maniobra que todos tenemos: puedes recibir a un representante o no hacerlo. Puedes recibirlo solo cuando te interesa o nunca. Puedo esforzarme en recetar genéricos o medicamentos fuera de todo este mercado. La aportación de cada uno, ni importa cuán pequeña sea, es importante.

Dices que has dado una charla sobre medicalización. ¿Qué es?

El término nace con la modernidad. En un primer momento, la intervención de la ciencia médica en la sociedad mejoraba la vida de las personas. Por ejemplo, a finales del siglo XIX, Italia tenía altos índices de malaria. A partir de un razonamiento médico, tomaron una serie de medidas higiénicas que salvaron muchas vidas: los médicos se dieron cuenta de que las fiebres de los ciudadanos eran producto de la malaria, que se transmitía a través de un insecto que vive en el agua estancada. Por lo tanto, lo que se debía hacer era secar los pantanos para eliminar al mosquito transmisor. Después vino el alcantarillado, fundamental para la salud de los ciudadanos, porque al no canalizar el agua, los niños que jugaban junto a las aguas fecales sufrían las consiguientes infecciones de tifus, cólera, salmonella…

Otro gran tema fue el aire. La gente vivía en casas sin ventilación, trabajaba en fábricas donde no entraba la luz del sol. Por lo tanto, la tuberculosis y las enfermedades pulmonares estaban a la orden del día. Estos ejemplos muestran la primera oleada de medicalización de la sociedad: cuanto más interviene la ciencia médica, la población goza de mejor salud. Hoy estamos ante una situación contraria: cuanto más progresa la ciencia médica, más enfermos estamos.

¿Qué quieres decir?

¿Cómo puede ser que el 90 % de los niños de una clase estén tomando medicamentos? ¿O que el 10 % de los niños estén diagnosticados de TDAH? ¿Por qué pasa? Hay que estudiar a fondo qué consecuencias tiene poner treinta vacunas a los niños antes de que cumplan los cinco años, habría que saber cómo afecta a su cerebro.

Date cuenta de que la vacuna de la triple vírica se pone de una vez, pero estamos introduciendo al mismo tiempo tres virus atenuados (virus vivos) en el cuerpo de un niño que tiene un sistema inmunitario que aún se está formando, con el agravante de los contaminantes.

¿Qué son los contaminantes?

La mayoría de las vacunas de las que disponemos se producen a partir de la infección de células de un animal. Concretamente, la vacuna de la gripe se suele fabricar infectando el embrión de un huevo. Se deja que crezca el embrión infectado y, en previsión de que pueda coger alguna infección dañina, le inyectan un antibiótico. Pues bien, abres el huevo, coges la pasta del interior, la troceas y la filtras para que te quede el material vírico.

La industria goza del derecho a no dar a conocer la fórmula entera, por lo que no conocemos todos los componentes. Para empezar, las aves y los pollos tienen enfermedades propias como la gripe aviar o las leucemias del pollo. Se han dado casos de personas con enfermedades derivadas de los contaminantes de estas vacunas. La vacuna de la gripe también se desarrolla a partir de células cancerosas de riñón de perro.

La cuestión es que introducimos el material genético de células cancerosas en el cuerpo de los niños, sin tener estudios a largo plazo sobre sus efectos. También se utilizan embriones humanos para cultivos, y algunos grupos con ganas de provocar escándalo, pero con base objetiva, afirmaron que inyectamos a los niños células de otros niños.

¿Y esto es seguro para nuestro cuerpo?

No sabemos qué consecuencias tiene todo esto en la genética, precisamente por lo que te comentaba, por esta falta de estudios a largo plazo. Hay vacunas que ponemos cuando los niños tienen apenas dos meses y su sistema inmunitario no está formado. Sobre la vacuna de la gripe tampoco hay suficientes estudios. No sabemos cómo afecta al cerebro de las personas mayores que reciben esta vacuna anualmente desde los sesenta y cinco años.

Durante mucho tiempo, las vacunas contenían aluminio, un componente asociado a las afectaciones neurológicas. Por lo tanto, por ejemplo, si te han estado inyectando esta vacuna durante diez años, puede ser que tu cerebro empiece a estar intoxicado con aluminio.

Decías que cuanto más avanza la medicina, más enfermos estamos. ¿Cómo es posible?

Cada vez estamos más preocupados por las enfermedades y tomamos más medicamentos, nos hacemos visitar más, nos sometemos a más pruebas, estamos más enfermos según las etiquetas oficiales. Otra cosa sería preguntarnos si estas etiquetas son excesivas. Por ejemplo, un poco de depresión en un adolescente. Es lo propio de la edad pero hoy nos dirían que el adolescente padece depresión juvenil y le recetarían un medicamento.

Quizá estamos menos enfermos que nuestros antepasados pero más obsesionados por la salud, lo que acaba convirtiéndose en una patología propia de nuestra época. Siempre estamos pendientes de analíticas, tenemos molestias aquí o allá, y la aberración más grande es que a veces los medicamentos llegan a lugares donde no hay comida.

¿A qué te refieres?

Nestlé llevó a cabo una campaña en África cuyo resultado fue una gran mortalidad infantil. Te explico: la empresa convenció a las mujeres africanas de que era mejor dar leche en polvo –la que ellos fabricaban– a sus hijos en vez de leche materna. A través de diferentes ONG, regalaron botes de leche en polvo, pero el problema fue que, para obtener la leche, se tenía que disolver el polvo en agua.

Como sabemos, en muchos lugares de África el agua no sale del grifo de casa. Por lo tanto, algunas mujeres dieron leche a sus hijos con agua contaminada y otras, para ahorrar, ponían una cucharada menos del preparado. El resultado fueron diarreas, muchas mortales, en los bebés por infecciones y por mala preparación del producto.

El 20 % de la población mundial gasta el 80 % de los recursos del mundo…

Y el 90 % de los recursos médicos se dedican a investigar las enfermedades que afectan al 10 % de la población.Médicos Sin Fronteras llevó a cabo una campaña sobre las enfermedades olvidadas, aquellas que afectan a la población de los países pobres: enfermedad del sueño, enfermedad de Chagas, malaria, etc. Aunque hay millones de personas afectadas, la investigación es mínima.

Precisamente parece que estamos cerca de la vacuna de la malaria.

Yo, más que sobre la vacuna, te hablaré del MMS, una solución que descubrió Jim Humble basada en dióxido de cloro. Sus promotores afirman que este producto acaba con la malaria. Una hermana del monasterio que es de Kenia se llevó este preparado a su pueblo y obtuvo muy buenos resultados.

Personas que merecen toda mi confianza me han hablado de este producto, y yo misma he tomado las dosis recomendadas para resfriados sin problemas. Además, es baratísimo. La idea de la vacuna, acostumbrar la población a ponerse una inyección de forma sistemática no me convence. Se parece demasiado al “soma” de Un mundo feliz de Aldous Huxley.

¿Este preparado MMS es una alternativa a la vacuna?

Habría que investigarlo a fondo. La información de la que dispongo es favorable, y me parece muy sospechoso que se haya prohibido su venta en algunos lugares y que se persiga a las personas que lo comercializan. Lo mismo podríamos decir del caso de una planta llamada stevia rebaudiana, en el tratamiento de la diabetes. ¿Por qué se prohíbe en lugar de investigar seriamente sus efectos?

¿Desaconsejas vacunarse?

Los padres deben saber que las vacunas infantiles no son obligatorias y que existe el derecho a ser selectivos: poner algunas sí y otras no. Ante esta pregunta aconsejaría leer al pediatra inglés Richard Halvorsen o que se informen en organizaciones como la Liga para la Libertad de Vacunación, que tiene una página web muy completa.

¿Y qué dirías de la homeopatía y la medicina alternativa en general? ¿Se escapa de este negocio?

No creamos que todo lo que consideramos medicina alternativa escapa de este negocio, porque a menudo está diseñada por una industria que tiene unos intereses muy claros. Además, que se llame alternativa no significa que detrás no tenga a los grandes laboratorios, aunque dibujen florecitas en las cajas. Tanto en la medicina oficial como en las alternativas, hay personas serias y responsables a la vez que personas que solo se preocupan por sus intereses. ¿Qué hacer? Asumir que hay un riesgo y seguir la propia intuición a la hora de decidir. Es importante vivir la relación terapéutica desde la confianza en el profesional, pero sobre todo como un diálogo en el que el enfermo tiene la última palabra.FuenteForcades: Casi todas las farmacéuticas han sido condenadas en los tribunales

También puede ver: EL NEGOCIO GENOCIDA de la INDUSTRIA FARMACEUTICA

SI SE IDENTIFICA CON EL TEMA PRESENTADO EN ESTE BLOG, FAVOR DAR ME GUSTA, REBLOGUEAR Y/O RECOMENDAR A SUS CONTACTOS

http://enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com

¿Cuanto vale su salud y la de su entorno? Usted tiene la palabra. Este espacio tiene por objetivo, mejorar ostensiblemente su alcance, ubicándolo en los primeros lugares en los motores de búsqueda. Para así poder llegar a un número importante de personas de bajos recursos, y en general de quienes desean estar bien informados en corto tiempo. Recuerde que la mejor inversión es en salud. Para este propósito se necesita importante financiamiento para intensificar campañas de concientización y de información de efectividad de los fármacos, vacunas, etc. Esto no lo hará ni el gobierno, ni los laboratorios. Somos muy pocos los que estamos dispuestos a revelar esta información. Hay que migrar a la plataforma Premium, pagada, y seguir con el trabajo de retroalimentación diaria. Se espera la colaboración de las personas solidarias y sensibles, sabiendo que este será un espacio (con 2,485 visitas al 19/2/2014) que ya está ayudando a sanar a cientos de personas, muy pronto espero a miles. Porque no decirlo, salvando vidas también, para lo cual necesito me remitan sus testimonios, a mi correo con algunas fotos, esto es muy importante para demostrar a los que no creen que este espacio es útil y ayudará a resolver la caótica situación del sistema de salud en el Perú y de otros países de habla española. Si desea colaborar con el autor del blog, vaya por favor a la pestaña RECOMPENSAS Y RETRIBUCIONES para mas información.

industria farmacéutica, industria farmacológica

Nuevos datos sobre el fármaco Depakine: malformaciones en bebés y graves enfermedades

Atentos todos con el fármaco Depakine.

A principios de junio de 2013 advertimos que los fármacos cuyo principio activo es el valproato, como Depakine, pueden causar graves daños en los fetos durante el embarazo. En enero pasado, la Agencia Española de Medicamentos lanzó una advertencia corroborando que Depakine está provocando bebés con malformaciones. Ahora dicho organismo advierte que este medicamento causa también enfermedades de las mitocondrias.

Las enfermedades mitocondriales son un grupo de alteraciones que resultan de la modificación genética, estructural o bioquímica de las mitocondrias (orgánulos celulares encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular). Sus síntomas son variados y pueden incluir: fallo del control motor, debilidad muscular y dolor, problemas gastrointestinales, retraso en el desarrollo, enfermedad cardíaca, hepática o respiratoria, diabetes mellitus y convulsiones.

En personas con mitocondropatías previas los tratamientos antiepilépticos, como Depakine -fabricado por Sanofi Aventis-, susceptibles de producir toxicidad mitocondrial, pueden empeorar los síntomas de enfermedad

Se realizó una evaluación en profundidad de esta posible relación causal (…) llegó a la conclusión de que existe evidencia suficiente para respaldar una asociación causal entre el uso de valproato y el empeoramiento de enfermedades mitocondriales subyacentes, incluido el riesgo de hepatotoxicidad“. 

En consecuencia, se van a actualizar las fichas técnicas y los prospectos de los medicamentos que contienen valproato (y sustancias relacionadas) con esta información, en particular la contraindicación de su uso en pacientes con enfermedades mitocondriales causadas por mutaciones de la polimerasa gamma.

Cabe preguntarse porqué no se retira de la circulación esta peligrosa sustancia. Que lleve años en el mercado y sea ahora cuando se hace el aviso es una prueba más de que la farmacovigilancia que hacen las agencias reguladoras de medicamentos es insuficiente. También de que se ponen a la venta medicamentos dañinos sin los suficientes ensayos clínicos sobre su seguridad.

Además, Sanofi Aventis tiene un pasado como laboratorio que ha comercializado medicamentos a sabiendas que provocaban graves daños. Es el caso de Agreal, retirado del mercado en España en 2005 porque causaba graves daños neurológicos y psíquicos en miles de mujeres a las que ha dañado de por vida. Fuente: Nuevos datos sobre el fármaco Depakine: malformaciones en bebés y graves enfermedades por Miguel Jara.

SI SE IDENTIFICA CON EL TEMA PRESENTADO CALIFICAR ARRIBA, CLIC EN SEGUIR, Y/O RECOMENDAR A SUS CONTACTOS

http://enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com

¿Cuanto vale su salud y la de su entorno? Usted tiene la palabra. Este espacio tiene por objetivo, mejorar ostensiblemente su alcance, ubicándolo en los primeros lugares en los motores de búsqueda. Para así poder llegar a un número importante de personas de bajos recursos, y en general de quienes desean estar bien informados en corto tiempo. Recuerde que la mejor inversión es en salud. Para este propósito se necesita importante financiamiento para intensificar campañas de concientización y de información de efectividad de los fármacos, vacunas, etc. Esto no lo hará ni el gobierno, ni los laboratorios. Somos muy pocos los que estamos dispuestos a revelar esta información. Hay que migrar a la plataforma Premium, pagada, y seguir con el trabajo de retroalimentación diaria. Se espera la colaboración de las personas solidarias y sensibles, sabiendo que este será un espacio (  bordeando las 2,590 visitas) que ya está ayudando a sanar a cientos de personas, muy pronto espero a miles. Porque no decirlo, salvando vidas también, para lo cual necesito me remitan sus testimonios, a mi correo con algunas fotos, esto es muy importante para demostrar a los que no creen que este espacio es útil y ayudará a resolver la caótica situación del sistema de salud en el Perú y de otros países de habla española. Si desea colaborar con el autor del blog, vaya por favor a la pestaña RECOMPENSAS Y RETRIBUCIONES para mas información.

industria farmacológica

¡Cuidado con Lumiracoxib, Piroxicam y Nimesulida …han sido prohibidos en varios países pero se siguen comercializando en Colombia!

Reenvío este post, para el seguimiento de los usuarios Colombianos y de todo el mundo donde se comercializan estos fármacos, que ya están prohibidos. AYUDEMOS A EVITAR más daño al hígado de miles o tal vez millones de personas difundiendo este mensaje.

Vale también, para que todos conozcan la verdad sobre la ¿eficacia? de los fármacos, sabiendo que esta información no fluye por otros medios, como se habrá podido dar cuenta el lector. Este medio no es masivo, por tal razón hay que ser reiterativo también.

Aquí el enlace:

“Las alertas se lanzaron hace más de un año

Fármacos peligrosos

Tres medicamentos, Lumiracoxib, Piroxicam y Nimesulida, han sido prohibidos en varios países pero se siguen comercializando en Colombia.

En las droguerías de nuestro país se pueden conseguir, con prescripción médica (aunque muchas veces sin ella), tres fármacos que han sido sacados de circulación en varios países y ante los cuales diferentes agencias de medicamentos han recomendado suspender su uso. Se trata del Lumiracoxib, la Nimesulida y el Piroxicam.

Los tres son medicamentos empleados para el manejo del dolor y se clasifican como antiinflamatorios no esteroideos. El primero de ellos, el Lumiracoxib, fue suspendido por la Agencia Australiana de Medicamentos (TGA, por sus siglas en inglés) en agosto del año pasado, luego de recibir ocho reportes de serias reacciones hepáticas al medicamento. En dos de los casos reportados, los pacientes fallecieron. Por eso la TGA recomendó a los 60.000 australianos que se estima lo tomaban suspender la dosis y discutir nuevas alternativas de tratamiento con sus doctores.

La decisión de la TGA fue un detonante para que la Agencia Europea de Medicamentos evaluara el caso y concluyera que los riesgos que producía al hígado eran mayores que los beneficios. Razón por la cual recomendó el retiro del Lumiracoxib del mercado en aquellos países donde todavía se comercializaba.

De ahí en adelante se presentó una reacción en cadena de varios países que decidieron suspender la venta del producto. En América Latina, por ejemplo, Argentina, Guatemala, Chile y El Salvador suspendieron preventivamente su comercialización a finales de 2007. En marzo de este año Perú se unió a la decisión, así como Brasil hace cuatro meses.

Sin prohibir


En Colombia, en octubre del 2007, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), siguiendo las alertas internacionales, publicó en su página web una advertencia a los consumidores y anunció una posible suspensión de su comercialización. Sin embargo, el 27 de noviembre de ese año anunció que el medicamento entraría en una revisión de oficio y que, mientras tanto, se continuaría vendiendo el Prexige (del laboratorio Novartis), nombre con el que se encuentra registrado en el país, en sus presentaciones de 100mg, 200mg y 400mg.

Además, advirtió a los médicos tratantes no recetar el fármaco por más de cinco días, mantener bajo vigilancia estricta a sus pacientes e informar de cualquier reacción adversa que se pudiera presentar.

Ante la sorpresiva reacción del Invima, el Centro de Información de Medicamentos de la Universidad Nacional (Cimun) se dedicó a rastrear las acciones que se habían tomado en distintas agencias del mundo entero en relación al Lumiracoxib y en su Boletín de Farmacovigilancia de noviembre de 2008 solicitó formalmente al Invima el retiro del medicamento en el mercado colombiano.

De acuerdo con Martha Cecilia  Rodríguez, subdirectora de medicamentos y productos biológicos del Invima, entre el 19 y el 21 de noviembre, la Comisión Revisora de Medicamentos tomará una decisión con respecto al Lumiracoxib. Pero advierte: “No nos han llegado suficientes reportes de los médicos que indiquen que el medicamento produce reacciones adversas, la alerta es más que todo internacional”.

En cuanto a la Nimesulida y el Piroxicam, el Invima no tomará ninguna decisión en los próximos días, debido a que considera que las alertas internacionales no son suficientes. Sin embargo, farmacólogos  como Claudia Vacca, de la Universidad Nacional y Oscar Gutiérrez, de la Universidad del Valle, aclaran que éstos, al igual que el Lumiracoxib, generan más riesgos que beneficios (el primero produce   daños hepáticos y el segundo tiene un alto riesgo de sangrado). Además, son fácilmente reemplazables, por lo que recomiendan que sean retirados del mercado colombiano.

La pregunta que se hacen los expertos en el tema es qué responsabilidad le cabe a los laboratorios que los distribuyen si ya tienen noticias de los peligros que implica su uso.”

Mis felicitaciones a la señorita Lucía Camargo Rojas, por su valiente publicación en  El Espectador de Colombia, y aliento a otros medios a que hagan este tipo de reportes. La lucha contra este problema tiene que ser con ayuda de todos, sabiendo que será de ayuda en todos los países donde se comercializa estos productos.

Fuente: Fármacos peligrosos Por: Lucía Camargo Rojas

SI SE IDENTIFICA CON EL TEMA PRESENTADO PUEDE CALIFICAR ARRIBA, DAR ME GUSTA,CLIC EN SEGUIR
Y/O RECOMENDAR A SUS CONTACTOS

http://enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com

¿Cuanto vale su salud y la de su entorno? Usted tiene la palabra. Con la crisis eterna de ineficiencia del sistema tradicional de salud, es vital contar información ÚTIL, OPORTUNA Y VERAZ en lo que a salud se refiere.Para este propósito se necesita importante financiamiento para intensificar campañas de concientización y de información de efectividad de los fármacos, vacunas, etc. Esto no lo hace ni lo hará el gobierno, ni laboratorio alguno. Somos muy pocos los que estamos dispuestos a revelar esta información, hay mucha información dispersa. Si desea colaborar voluntariamente, en favor de esta campaña, ir a pestaña RECOMPENSAS Y RETRIBUCIONES para ver la alternativa que mas se acomode a usted.