MEDICINA ALTERNATIVA

Cannabis medicinal: la posibilidad de desarrollar una industria en Chile

2

En Chile tenemos una oportunidad única para desarrollar una industria nacional que supere el extractivismo minero, la devastación de las forestales y la alicaída industria del salmón. El país fue uno de los principales productores de cáñamo desde la colonia y somos pioneros en Latinoamérica en desarrollar fármacos. Es el momento de aprovechar las ventajas que tenemos para desarrollar una industria nacional de cannabis; ya no de jarcias o cuerdas, sino que de compuestos que están en la vanguardia de las investigaciones biomédicas.

En uno de los primeros libros escritos tras la invasión y conquista de América, Historia del Nuevo Mundo, el jesuita Bernabé Cobo, destacaba que el cáñamo traído desde España comenzaba a ser reemplazado por el que se cultivaba en Chile. La producción local desarrollada en el valle del Aconcagua principalmente fue uno de los pioneros focos de la agricultura del país. La planta era utilizada para hacer sogas y varios tipos de cordajes utilizados en los barcos o en la agricultura. Era el siglo XVII y el Reyno de Chile, como era conocido en los relatos, recién comenzaba a ser poblado por peninsulares.

El cáñamo es una de las plantas no alimenticias cultivadas por el ser humano desde tiempos remotos. Ha acompañado el proceso de sedentarización de los humanos proporcionando una fuente de fibra, aceite, medicinas y psicoestimulante desde tiempos del neolítico (1). En Chile en 1804, Manuel de Salas, fundador del Instituto Pedagógico, promovía el cultivo de cáñamo, estimulando al suizo Santiago Heytz para que en 1804 se estableciera en la zona aconcagüina con una industria que con los años ayudaría a apertrechar al Ejército libertador. Ya en la vida independiente, en 1833, Francisco Solano López en su libro Memoria sobre el cultivo y beneficio del lino y cáñamo en Chile, editado en Santiago, promovió el cultivo del cannabis entregando consejos para su cultivo y presentó varios diseños de máquinas para su procesamiento.

La extensión de cultivos de cáñamo fue determinante en la conformación de núcleos urbanos como La Ligua, Los Andes, San Felipe, Quillota y Limache. Desde la época colonial que el valle del Aconcagua concentró los cultivos de cáñamo en Chile, convirtiendo al país en la primera mitad del siglo XX en el cuarto país productor mundial de cáñamo. Para el mercado interno el cáñamo era utilizado para hacer sacos, cuerdas y alpargatas (2).

Leer más aquí 

Anuncios